This is some text inside of a div block.
07/08/2023

¿Cómo afectan las olas de calor al consumo de energía de las compañías?

Parece que las olas de calor cada vez van a ser más calurosas, frecuentes e intensas, ¿quieres saber cómo sobrellevarlas energéticamente? ¡Te lo contamos!
Written by
Smarkia
Date:
07/08/2023

Las olas de calor son cada vez más frecuentes.

En 2022 en España sufrimos tres olas de calor, siendo el verano con más días de temperaturas anómalas desde que hay registros. Y este 2023 va camino de batir nuevos récords: este mes de junio ha sido el más caluroso desde que hay registros.

Además de otros impactos, las olas de calor afectan deforma intensa al consumo energético y, como consecuencia, a los costes de las empresas. Teniendo en cuenta que cada vez son más frecuentes, es necesario que las compañías entiendan cómo afectan a sus costes y qué pueden hacer para reducir sus efectos.

Principales impactos de las olas de calor.

Qué es una ola de calor.

En primer lugar, tenemos que definir qué es una ola de calor. Según la AEMET, es un episodio de al menos tres días consecutivos en que como mínimo un 10% de las estaciones registran temperaturas máximas por encima del percentil 95% de su serie de datos (máximas diarias de julio y agosto del periodo 1971-2000).

Se trata de un fenómeno cada vez más frecuente. En Europa la primera ola de calor extrema la sufrimos en 2003 (se le atribuyen más de 70.000 muertes a nivel europeo). Tras ella las hemos sufrido también en 2006, 2010, 2015, y desde el 2018 cada verano.

Cómo nos afectan las olas de calor.

Las olas de calor tienen un fuerte impacto socio-económico y ambiental. Entre sus principales consecuencias podemos destacar:

  • Sequías
  • Aumento del riesgo de incendios forestales
  • Mayor mortalidad en grupos de riesgo
  • Disminución de la capacidad laboral
  • Menor producción agrícola
  • Etc.

Además de todos estos puntos, las olas de calor también tienen un fuerte impacto a nivel energético.

Consecuencias energéticas de las olas de calor.

Las olas de calor ejercen presión sobre el sistema energético de múltiples formas.

Por un lado, se produce un aumento del consumo energético por el uso de elementos de refrigeración, como sistemas de aire acondicionado, ventiladores, etc. Además, muchos equipos industriales y de oficinas tienen que trabajar más para mantener sus temperaturas de operación dentro de los rangos recomendados.

Por ejemplo, si consultamos los datos de demanda energética de Red Eléctrica de España durante la semana del 11 al 15 de julio de 2022 (de lunes a viernes), en plena ola de calor, la demanda máxima diaria se situaba cerca de los 40.000 MW.

datos ola de calor

Si comparamos esas cifras con los días equivalentes de la semana para este 2023, vemos que la demanda máxima de energía durante la ola de calor llegó a ser un 8,5% mayor.

Otra consecuencia de este aumento en la demanda es el incremento de las emisiones asociadas a la producción eléctrica. La UE estimó que entre esos días 12 y 17 de julio del 2022, las emisiones de carbono diarias en la Unión aumentaron un 18%.

Y si miramos datos más recientes, la previsión no es mejor. A fecha de publicación de este artículo, en este 2023 se han superado varios récords: junio ha sido el mes más caluroso a nivel global de la historia (según fuentes como la NASA, el servicio europeo Copernicus, la agencia estatal estadounidense NOAA y la organización californiana Berkeley Earth).

Además, el 6 de julio ha sido el día con la temperatura media mundial más alta desde que hay registros, y la semana del 3 al 9 de julio ha sido la más calurosa a nivel global (datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus). Todo apunta a que este 2023 se va a convertir en el año más caluroso de la historia.

Con estos datos se puede apreciar las consecuencias a nivel de gestión energética de las olas de calor. Todo esto, como era de esperar, también tiene impactos importantes a nivel de costes energéticos para las empresas.

Cómo reducir el impacto de las olas de calor en el consumo energético.

Las organizaciones necesitan herramientas que les permitan controlar los consumos en todo momento, incluso ante problemas externos como son las olas de calor.

La energía destinada a climatización y aire acondicionado puede tener un fuerte impacto en los periodos pico de demanda de electricidad. Y debido a que cada vez tendremos veranos más calurosos, se espera que esta demanda aumente de forma exponencial en los próximos años.

Es fundamental por lo tanto introducir soluciones que permitan a las organizaciones mejorar su eficiencia energética y reducir el consumo. De esta forma controlarán sus gastos energéticos a la vez que contribuyen a que el sistema en su totalidad sufra menos estrés.

En Smarkia ofrecemos soluciones que ayudan a las organizaciones a gestionar su energía en todo tipo de condiciones. Nuestro Energy Management System (EMS) aplica Inteligencia Artificial (IA) y machine learning a la gestión energética destinada a la climatización y procesos de cadena de frío.

Conoce algunas de nuestras soluciones

Este sistema monitoriza y vigila todos los datos de consumo, de forma que es capaz de prever qué demanda de energía será necesaria en función de diversos factores, incluyendo los meteorológicos. Así las empresas tienen un control total sobre sus consumos energéticos pudiendo tomar decisiones informadas de forma anticipada.

Gracias a ello se logra reducir el consumo energético y sus costes y emisiones asociados, así como problemas de suministro que puedan afectar a la operativa.

Es algo que ya ha puesto en marcha entidades como REPSOL en sus estaciones de servicio y en el Centro de Tecnología de Móstoles, el estadio San Mamés del Athletic Club de Bilbao, el Grupo García Carrión, la firma de consultoría y servicios inmobiliarios CBRE y el Grupo Nueva Pescanova, donde gracias al EMS se ha logrado un ahorro energético de hasta el 20% en el consumo eléctrico asociado a la climatización y de hasta el 40% en la cadena de frío.

Controla el consumo energético de tu organización.

Los datos nos dicen que cada vez tendremos olas de calor más extremas y frecuentes.

Por eso desde Smarkia seguimos trabajando para controlar los consumos de energía y reducir las emisiones de CO2, mantener el equilibrio entre el progreso y la sostenibilidad y reducir la huella de carbono.

Nuestro objetivo es promover un futuro más sostenible para todos, tanto empresas y organizaciones como ciudadanos y resto de la sociedad, porque todos estamos juntos en esto.

Si te sientes identificado con estos valores y quieres que tu organización se sume a este movimiento ponte en contacto con nosotros.

¿Hablamos de eficiencia?